Skip to content

Taller 1: Ecología acústica y paisaje sonoro (Museo de Arte Moderno, Medellín 2016).

Taller 2: Creación sinestésica, ecología oscura y fotografía. (Colombo Americano , Medellín 2017).

reflexion

Darién es un proyecto que busca indagar y reflexionar en varias esferas propias de la experiencia del territorio, yendo desde la poética y la estética hasta la cuestión ecológica y espiritual. Conocido como la cadera de América, el Bosque Tropical Darién situado entre Panamá y Colombia es un lugar olvidado por personas y autoridades. El rapaz estilo de vida de la sociedad actual, los intereses particulares –tanto económicos como políticos– (es este lugar el pedazo de tierra faltante por construir la carretera Panamericana para conectar todo el continente de America, de Alaska a La Patagonia), y el desconocimiento respecto a las dinámicas de la naturaleza y los ritmos propios de la selva, han puesto en peligro la biodiversidad y la existencia misma del territorio.

Es por ello que el proyecto se apropia de elementos intermedia para la exploración del territorio no sólo en tanto experiencia estética, sino también ecológica y poética. Para ello se vale de tecnologías contemporáneas como cámaras, grabadoras y computadoras por medio de las cuales es posible registrar la selva en diferentes sentidos, aportando la posibilidad de enfocar los sentidos en determinadas cuestiones, que subyacen por un lado en la cuestión poética de la contemplación y por otro en la manifestación ambiental y ecológica.

La poética en Darién se inspira en el haikú no solo en términos estéticos sino ante todo en la posibilidad de contemplar el flujo natural del presente en el territorio, lo sacro en los eventos más simples, la valoración de los ritmos naturales y la relación que se mantiene con el territorio desde la quietud y la escucha. Este proceso permite no solo hallar elementos artísticos que puedan servir de eje para la gestación de obras y procesos audiovisuales, sino también para llamar la atención acerca del valor patrimonial, la problemática ambiental y la necesidad de tomar conciencia sobre la extinción de los paisajes tanto sonoros como tangibles.

Es por ello una necesidad constante el hecho de reflexionar acerca de los mundos presentes entre las ramas; los elementos y sus cantos; los ritmos de las olas o el vasto movimiento de los millones de seres vivos que habitan en el territorio. De esta manera el proceso artístico no solo se constituye hacia la obtención de una experiencia estética sin más, sino que ante todo busca extrapolar –desde la dimensión poética– otros estratos de la experiencia, invitando a la contemplación para hallar la profundidad de la selva y la importancia de comprometernos individual y colectivamente a su preservación.

La ecología en este sentido se convoca no solo en torno a las dinámicas de lo ambiental y las situaciones críticas que vive el paisaje tanto en su dimensión visual, como sonora o material, sino también en la relación que tenemos con este y cómo nos afecta, volviéndose así una cuestión espiritual donde la ecología implica además de una consciencia por el entorno, una atención a nosotros mismos, donde la selva y sus elementos revelan una profunda capacidad en términos de nuestra salud, afectando mente y cuerpo en pro de una reconexión con la naturaleza que no se presenta solo hacia lo estético y lo poético, sino que desde estos frentes se vale para sanar los corazones, expandir el espíritu y liberarnos de aquello que nos separa del ritmo de la naturaleza.

Así Darién se constituye como un ejercicio donde la psique no se separa del habitat y donde el ser humano no se ubica como centro sino como partícipe de una familia de manifestaciones, acontecimientos y lugares que en conjunto se tejen como un paisaje de incalculable profundidad, donde la oportunidad del arte audiovisual, la poética y la contemplación convergen en una reflexión destinada a una multiplicidad de procesos que no tienen otra meta que la transformación de nosotros mismos y con ello de nuestro entorno.

logo eter copy